La Afinadora de árboles

Etapa: Post-producción
Guion y Dirección: Natalia Smirnoff
Productor Ejecutivo: Juan Pablo Miller
Productoras: Tarea Fina, Animal de Luz (MX)

El-afinador-1024x600

Sinopsis

Clara (38) es una dibujante y autora que hace años viene publicando sus libros para chicos, con ascendente repercusión. Amante de los libros, defiende cuando puede las librerías pequeñas como espacios de intercambio. El año pasado anunciaron que fue la elegida con el premio más importante de literatura infantil. Esto provocó en ella un cambio sustancial en demanda de tiempo y compromisos externos. Además de el interés de una editorial muy importante a nivel mundial para su próximo libro La vaca hormiguera. Como compensatorio, deciden con su familia- mudarse al campo para poder aprovechar al máximo el tiempo disponible. Está casada con Francisco (42), su abogado y protector y tiene dos hijos, Violeta (14) y Lisandro (11). Violeta está entrando en la adolescencia, y pleno descubrimiento del nuevo cuerpo. Lisandro por algún motivo extraño casi no come. Luego de la premiación en Brasil, la casa ya estará lista para sumergirse a disfrutar. Eligieron volver a un suburbio muy cercano a donde se crió Clara, que dejó muchos años atrás con la mudanza de la familia al centro de la ciudad. La premiación le produce mucha tensión, tal vez más de la deseada, y a la vez alegría. Clara cree que al volver y llegar a su casa soñada viene un tiempo de calma. Apenas instalada, Clara se reencuentra con un ex novio de la infancia, que ahora es carnicero. Ella es vegetariana hace muchos años. Ariel (39), la lleva a comer y a volver a ver a su madre, especie de madraza de la infancia, y a su hermano Carlos, que ahora se volvió cura en la iglesia de Benavidez, donde a su vez lleva un comedor popular para chicos todos los mediodías. Un mundo muy diferente al de Clara pero con el calorcito del que ella vivió en su infancia. Entra entonces con cierta crisis con lo que está dibujando, sumado a quién es ella ahora, quién fue, con la naturaleza revelada de una nueva forma. Explora coqueteos olvidados con este antiguo novio, más como juego que con un fin real. Sin entender muy bien porque, no puede evitar ir al comedor de Carlos a intentar ayudar. Desde su diferencia, al principio sólo logra armar más lío, invitando a los chicos del comedor a dibujar en cualquier lado y de cualquier forma, para incentivarlos. Esto termina en la pared del frente de la iglesia toda rayada y el enojo del vecindario con Carlos. Clara se siente culpable y no sabe cómo reparar el hecho. Sorpresivamente esto va a resultar el puente para asomarse a una nueva zona desconocida y que la lleva a una expansión mayor a la imaginada desde otros lugares: Un mural hecho por todos, un lugar de encuentro con Carlos, los chicos y los vecinos. Inesperadamente para ella, en ese mismo acto descubre cuál es su siguiente obra: Un libro hecho con partes del dibujo del mural y entre todos, “El afinador de árboles”, donde un especie de duende afina árboles con su flauta.. Los hijos de Clara también forman parte. Algo nuevo empieza a suceder. Dibujar y compartir el dibujo, hacer un acto conjunto, una comunión. La relación con su marido deberá sobrevivir a estos cambios en Clara que no se producen en Francisco de igual forma, quien no siente nada de lo que está pasando como un viaje personal. Ni entiende bien qué está sucediendo.